La diplomática

38

 

La
sinopsis es clara: en medio de una crisis internacional, Kate Wyler hace
malabarismos con su nuevo trabajo de alto nivel como embajadora en el Reino
Unido y su turbulento matrimonio con la estrella política Hal Wyler.

El
audiovisual cuenta con una temporada de ocho capítulos de una duración de 50
minutos que narran una trama de conflictos militares y políticos que amenazan
con un ataque de guerra entre las potencias social y económica de Reino Unido,
Rusia y Estados Unidos.

Y no es
para menos, los primeros minutos del capítulo denominado “El elemento
Cenicienta”, empieza cuando un barco británico es atacado por fuerzas militares
desconocidas y Kate se sube en un avión para asumir el cargo de diplomática al
otro lado del mundo, resolver el conflicto y poner a prueba sus habilidades.

Asimismo,
tiene que desactivar las crisis internacionales, forjar alianzas estratégicas
en Londres, Reino Unido, y adaptarse a su nuevo lugar como el centro de
atención. Sin embargo, Kate debe lidiar con su marido Hal, quien es un experto en
política internacional y espionaje y que, por primera vez, enfrenta a su mujer
como diplomática.

 

El elenco
conformado por Keri Russel, Rufus Sewell, Ali Ahn y David Gyasi demuestra que
la trascendencia de las relaciones internacionales a largo plazo entre
potencias económicas es difícil de mantener, ya sea como alianza militar o
unión global que luchan por sus propios intereses y mantener a su población
segura.

Las
relaciones entre los protagonistas y el secretario de prensa del primer ministro
británico se entrelazan para hacer creer al público de su inminente divorcio y
el surgimiento de una infidelidad y nuevo romance… hasta que la Casa Blanca
informa que Kate será vicepresidente de los Estados Unidos, trastornando sus
objetivos profesionales.

La
producción cinematográfica, disponible en la plataforma de streaming Netflix,
terminó como inició: con una explosión dejando entrever a los espectadores que
“habrá una segunda temporada”.

¿La viste?
¿Qué te pareció?