Reseña: 2 corazones, una historia de esperanza de vida basada en hechos reales

109

 

 

Santo Domingo. Hace un tiempo que, por falta de
tiempo, valga la redundancia, no veo películas o serie en casa, así que ayer
decidí entrar a Netflix para ver si encontraba alguna película ligera y
entretenida para ver y lo primero que me sale es el título “2 Corazones”.

Dejo que la app de streaming me
muestre un adelanto de la película y lo que veo es una película de amor
juvenil, y a pesar de que uno que otro día me doy la oportunidad de ver este
tipo de historia iba a pasar de ella, hasta que leí la descripción de la
película, que decía: “En historias de amor paralelas, las vidas del
universitario Chris y el empresario adinerado Jorge se entrecruzan gracias a un
giro del destino. Basada en una historia real”, y con esta última parte llamó
mi atención.

Narrada en primera persona ( por
Chris), la película arranca con Chris llevado en una camilla a una sala de un
hospital, el cuál tras ser atendido se encuentra conectado a varias máquinas ,
incluyendo una de ventilación , para luego trasladarnos a la historia de Jorge
y explicar cómo es que un hombre cubano , al que los doctores no le daban más
de 12 años de vida (ya que nació con problemas en sus pulmones) y un joven
norteamericano, el tercero de tres hermanos, cruzan sus destinos.

🚨 Podría contener spoiler
🚨

Como lo indica la descripción,  la historia es contada de forma paralela, aunque los hechos ocurren con una diferencia de tiempo marcada, por un lado tenemos a Jorge (Adan Canto), un empresario de 30 años y  por el otro, a Chris (Jacob Elordi) , que recién inicia la universidad , en esa etapa vemos como ambos conocen el amor y  entre momentos divertidos y románticos ambos avanzan en  sus relaciones, Jorge se casa con Leslie, la  azafata que lo flechó casi al inicio de la película y Chris , además de por fin obtener su licencia tiene una cita, para posteriormente formalizar su relación con Sam,  la chica que conoció cuando entró a la universidad.

Luego vemos como Jorge celebra su
matrimonio, mientras que Chris se desmaya
y es llevado al hospital y ahí nos situamos justo al inicio de la cinta,
donde Chris era atendido en un  hospital,
resulta que sufrió un colapso debido a un posible aneurisma cerebral, colapso
que no pasó a ser más que un susto, pues luego de que todos se mantuvieran a la
expectativa se despertó y continuó con su vida junto a Sam, con quien se casó y
posteriormente tuvo un hijo.

Mientras tanto, Jorge no corría
con mucha suerte, ya que su estado de salud empeoró, viéndose obligado a usar
un tanque de oxígeno; además debido a su condición no podía tener hijos, algo
que lo llenaba de tristeza, pues tener una gran familia era el sueño de su
esposa Leslie.

Resignado a que le quedaba poco
tiempo de vida, aunque su médico le indicó que era candidato para recibir un
trasplante y estaba en lista de espera, Jorge preparaba su testamento, cuando
recibió la noticia de que tenían un donador.

Y aquí la película tiene un giro
inesperado (aunque si prestas atención durante la película, hay un detalle, que
no te contaremos aquí, que te da a entender el final al que llegaríamos), Chris
nunca llegó a despertar cuando colapsó y fue llevado al hospital y todo lo que
vimos solo fue lo que, a él, quizás, le hubiese gustado vivir.

Chris falleció, pero salvó cinco
vidas, él, que en un momento de la película dice no se creía capaz de salvar a
nadie.

Los últimos 25 minutos de la película me hicieron un nudo en la garganta y arrugaron mi corazón 😢 y lo que pensé sería una película romántica juvenil, terminó siendo una película emotiva, cargada de mensajes, que aborda la importancia de la donación de órganos y la esperanza en la vida.

La historia real 

El largometraje se basa en el
libro “All My Tomorrows: A Story of Tragedy, Transplant and Hope” de Eric
Gregory, el padre de Chris. Allí, el hombre relata cómo el corazón, el hígado,
los riñones, los pulmones, el páncreas y las córneas de su hijo terminaron
siendo donados a otras seis personas.

Uno de estos receptores fue Jorge
Bacardí, quien es interpretado en el film por Adan Canto. Jorge Bacardí era el
heredero de Bacardi Limited, una compañía privada distribuidora de ron, el cual
fue mal diagnosticado cuando era niño con fibrosis quística. No fue hasta que
cumplió 40 años que se reveló que su condición pulmonar era discinesia ciliar
primaria.

Tal como vemos en la película Christopher
se había registrado como donante de órganos, por ello, tras su deceso, Jorge
recibió un doble trasplante de pulmón. En ese entonces, Bacardí tenía 64 años y
llamó a su salvador “Gabriel” en honor al arcángel. Cabe resaltar que no conoció
la verdadera identidad de Gregory hasta el 2009.

Jorge Bacardí murió en septiembre
de 2020, sin embargo, gracias a la donación de Christopher Gregory, pudo vivir
hasta los 76 años de edad.

 

¡Hola! Soy Yulissa Álvarez y hace un tiempito inicié con este proyecto llamado Cinecultura. Soy periodista de formación con seis años de experiencia en periodismo de datos y de salud, pero con un especial interés en el cine, estuve tentada a cambiar de carrera en la universidad, pero me di cuenta de que podría combinar ambas pasiones; el cine y el periodismo, por lo que he realizado varios cursos y talleres en realización cinematográfica y apreciación de cine. Me encanta hablar de películas y series en sentido general, lo disfruto y lo vivo; por mi afición de adolescencia (la lectura) tengo debilidad con las adaptaciones y las películas basadas en hechos reales, también me gusta la música y el teatro. Disfruto de un buen café matutino, me gustan los festivales culturales, al igual que los de comida. ¡Espero que disfruten de nuestro contenido!