Música y guerra: Bob Marley, la leyenda

Una forma de conocer Jamaica, sutilmente la cultura rasta y su soundtrack a través de los ojos de Marley

53

“Bob Marley: One Love”, no es una película sobre la vida del artista. Es una producción que inspira a soñar y dejar un legado a través de lo que sabes hacer. Él era un hombre que creía en el poder de la música para cambiar el mundo logrando amor, paz y unidad.

Kingsley Ben-Adir se convierte en el hombre que da vida al fallecido cantante y celebridad jamaiquino, en el drama biográfico “Bob Marley: una leyenda”.

Él se dedica a interpretar al genio de la rasta, Bob, y a la vez, mostrar su aspecto o carácter durante la guerra civil en la nación ubicada en la región del Caribe. Es una actuación bordeada de música y su equipo Los Wailers, no profundiza ni es fuerte, pero personifica lo que todos queremos ver: al rey del regué.

El largometraje, que se estrenará mañana 15 de febrero en Caribbean Cinemas, se centra en el período del exilio en Londres, Inglaterra, tras su intento de asesinato en su tierra natal en 1976.

Además, muestra el proceso de creación de su álbum más aclamado por el público “Éxodo” en 1977, para explicar cómo Marley convirtió su dolor, desilusión por los políticos y su reciente herida en arte que unifica el poder. Él quiere dejar un legado en la música, y déjenos decirle que lo logró, para todas las generaciones.

Sin embargo, el director se auxilia de recuerdos dramáticos para dar explicaciones simples, de lenguaje llano, escenas simples pero contundentes sobre su relación con Rita, la madre de sus hijos. 

Pero, además, ella es su cable a tierra, su musa y quien lo guía a no perder su norte para crear un álbum que libere simbólicamente a los jamaiquinos de los conflictos sociales y políticos.

Entre cada escena hay interludios musicales, se deleita al escuchar las canciones más icónicas del rey del reggae. La banda sonora te transporta al regué del siglo XX, aquel que trascendió y rompió la frontera Europea, Estados Unidos y África.

Su director Reinaldo Marcus Green sumerge al cinéfilo, espectador o fanático de Marley, a las calles estrechas de Trenchtown, ciudad donde creció. Marcus Green se auxilia de elementos como la pobreza, armas y discriminación para moldear su carácter y forjar el sentido de su música. Su ciudad es una zona humilde, pero llena de resistencia.

La producción es de Paramount Pictures y resalta de manera simple al ícono musical del reggae y su figura emblemática de la cultura rastafari.

Vale la pena verla. Tanto para los seguidores del legado de Marley como a los que solamente conocemos su discografía.

Y cantar a todo pulmón War y Redemption. 

Creo que muestra a un Marley consciente de lo que puede hacer luego del atentado contra su vida… Diría que “reflexivo”. 

Resalto One Love People Get Ready, al entender, luego de conocer esa canción desde pequeña, y ver su composición en la pantalla grande, intuyó que estaba diciendo adiós en una tétrica nostalgia.

Su fama ya había llegado al éxito al inicio de la película, pero casi 2 horas después nos enseñan su propósito. Murió joven, pero aun así el director se despide con su legado.

Cuéntanos,

Querido lector,

¿Verás la nueva producción estrenada en República Dominicana?