El idílico mundo del chocolate llega al cine con una nueva entrega: Wonka

La película está en cines de Caribbean Cinemas

122

En la temporada decembrina reviven los clásicos navideños como “Mi pobre angelito” (1990), “Los fantasmas de Scrooge” (2009) o “El Grinch” (2000), sin embargo, Paul King apostó por estrenar “Wonka” en 2023.

La historia se centra en un joven Willy Wonka y en cómo conoció a los Oompa-Loompas en sus primeras aventuras, mientras construía su imperio de chocolate. El filme musical cuenta con Timothée Chalamet, quien interpreta a Willy Wonka, un joven que enseña su proceso para convertirse en el mejor mago y chocolatero.

De hecho, su director, Paul King, trae una puesta en escena una embriagadora mezcla de magia y música, caos y emoción, contado a través de números musicales.

El elenco está conformado por Calah Lane, Keegan-Michael Key, Matt Lucas, Mathew Baynton, Sally Hawkins, Jim Carter y Hugh Grant.

Cine Cultura acaba de salir de la sala de cine y podemos decir que fue una bonita experiencia, los colores del largometraje, las escenas, el vestuario, son acorde a ese mundo imaginario del chocolate.

Vamos a sincerarnos, comencemos por el inicio, ¿No?

Después de ver a dos míticos Wonka, Timothee Clament se viste de traje rojo y nos trae esa precuela. 

Me encanta “Charlie y la fábrica de chocolate” de Tim Burton. Es un largometraje que puede disfrutar todo el público, pero esperaba una precuela de la versión del 2005.

¿Por qué? Había que entender el trauma de Wonka con su padre durante su infancia; ver cómo se convierte en el villano y cómo se convierte en el único empresario chocolatero.

Aunque cambian levemente la infancia de Willy, Timothée Chalamet era el actor que mejor encajaba para mostrar a un risueño y jovial Willy. Su interpretación conecta con el público con un personaje soñador que canta y baila cada 5 minutos, transmite alegría, sinceridad e inocencia.

Y no es para menos. Eramos unas 40 personas disfrutando de la proyección especial de Wonka en Caribbean Cinemas. Palomitas, helados, resfrescos. Adultos, niños, amantes del séptimo arte, público en general… Todos estabamos por una misma misión:

Verás en el audiovisual una nueva visión cantable y bailable de las aventuras de Wonka.

Las buenas ideas abundan: en la ciudad a la que llega el joven Wonka, la policía cobra a todos aquellos que sueñan despiertos.

Donde acierta Paul King es en entrelazar un universo que aporta una aventura que edulcora un largometraje salido en un calendario atemporal. El Wonka, mejor dicho, el Willy que nos presentan lo tildaré como un soñador, animador y con agallas que no se dejan vencer por sus contrincantes o competencia chocolatera.

Algunos personajes parecen haber salido de Matilda, pero la hazaña de la mente maestra es Noodle, el personaje inteligente, astuto y con fuerza de voluntad que busca, quiere y añora conocer su origen. ¡Y qué origen! Predecible por mucho, casi un secreto a voces.

En Filmaffinity la puntualizan con 6.8/10. ¿Es buena? ¿Mala? Será según el disfrute del espectador.

Para Cine Cultura, la interpretación de Olivia Colman, Paterson Jospeh y Calah Lane, se lleva toda la atención, atractivo y sentimientos del público. Odio, amor, ternura, villana. Me encantó ver y entender la unión estratégica que tiene Wonka con los Oompa-Loompa.

El personaje pierde el aura de misterio y tenebrosa que nos tenía acostumbrada las versiones anteriores, Clament muestra ese dulce que atrapa y enriquece.

Los tres tienen su encanto, pero la adaptación de Thimothe es una perspectiva de que los sueños se hacen realidad para los futuros emprendedores y líderes de holdings.

Hablemos de taquillas

¿Superará la nueva versión frente a las antiguas en la venta de taquillas?

De acuerdo con Box Office Mojo, la primera entrega (1971), con el fenecido Gene Wilder, recaudó US$622,861. La del 2005, con el camaleónico Jhonny Deep, recaudó US$474.9 millones.

Pero, apenas llega a los 6.7/10 en IMDb y a 4.2/5 en SensaCine. Por lo que el cine es impredecible. Eso sí, la banda sonora resalta y da esa vibra infantil y juguetona. Me gustaron algunas canciones como “Oompa Loompa”; “Willy and Noodle en el zoo”, “Chocolate fountain”.

Quizás Timothée sea la sorpresa de diciembre de 2023 y nos alejemos de los filmes navideños… ¿O esperamos Aquaman 2?

Lo que sí sabemos es que es una película musical con ambientación, escenografía y vestuario basado en el idílico mundo del chocolate. Es un filme de perseguir los sueños, enfrentar y derribar el monopolio comercial en la industria y ayudar a los demás.

El largometraje, disponible en Caribbean Cinemas, ofrece una alta dosis de azúcar que logra atraer y retener al público durante casi 2 horas.